Nutrición para diferentes patologías

“Que tu alimento sea tu medicina y que tu medicina sea tu alimento”, sentenció Hipócrates hace varios siglos.
En la actualidad las enfermedades relacionadas con la nutrición están más vigentes que nunca (ya sea por exceso o por déficit).
Por lo tanto, diseñar un plan alimentario de acuerdo a tu patología es indispensable. Vale la pena intentar un cambio de hábitos si el resultado es una mejor calidad de vida.

Hipertensión Arterial

Conociendo y seleccionando los alimentos que compras, modificando la forma de prepararlos y mejorando hábitos podes disminuir tu nivel de tensión arterial.

La hipertensión arterial constituye el principal factor de riesgo de enfermedades no transmisibles como el infarto, los accidentes cerebrovasculares y las enfermedades renales.

El consumo excesivo de sal es una de las principales causas de hipertensión en la población. De hecho, el 30% de los casos de hipertensión son atribuibles a una ingesta de sal mayor a los valores diarios recomendados por la comunidad científica internacional.

Para prevenir las enfermedades producto del consumo excesivo de sal, la OMS (Organización Mundial de la Salud) recomienda una ingesta diaria de 5 grs de sal de mesa ó 2000 mg de sodio por día.

¿Cuanto consumimos los Argentinos?

En Argentina, según datos del Ministerio de Salud de la Nación, el consumo de sal por persona ronda los 12 gr diarios. O sea, más del doble de lo aconsejado.

De hecho, si se lograra reducir el consumo de sal al nivel recomendado por la OMS, se podrían evitar hasta 1 de cada 4 ataques al corazón o accidentes cerebrovasculares.

(FIC, Fundacion Interamericana del Corazon Argentina)

 

Colesterol, Trigliceridos y LDL (colesterol malo) elevados

Disminuyendo el consumo de alimentos fuente de grasas perjudiciales y aumentando el de grasas saludables podes influir favorablemente en los niveles de lípidos sanguíneos.

Las grasas de la dieta tienen directa influencia en el riesgo de padecer enfermedades cardio y cerebro vasculares, debido a sus efectos en los lípidos sanguíneos, la formación de trombos, el aumento de tensión arterial, la función arterial (endotelial), la inflamación, etc.

No obstante, esos riesgos pueden modificarse en gran medida modificando el consumo de las grasas de la dieta. Si la grasa es un importante componente de la dieta, aún es más importante su calidad.

No todos los tipos de grasas que consumimos tienen iguales efectos para la salud

 

Ácido Úrico Elevado

Evitando el consumo de alimentos elevados en purinas estas participando activamente en el descenso de tu ácido úrico.

Cuando se acumula ácido úrico en la sangre puede presentarse la gota. La gota es una forma común y dolorosa de artritis. Produce hinchazón, enrojecimiento, calor y rigidez en las articulaciones.

El ácido úrico surge por la descomposición de unas sustancias llamadas purinas. Las purinas se encuentran en todos los tejidos del cuerpo. También se encuentran en muchos alimentos. Normalmente, el ácido úrico se elimina por la orina. Pero, a veces, puede acumularse en cristales con forma de aguja. Cuando se forma en las articulaciones, es muy doloroso. Estos cristales también pueden causar piedras en los riñones.

Con frecuencia, el primer ataque de gota ocurre en el dedo gordo del pie. También puede afectar los tobillos, talones, rodillas, muñecas, dedos y codos. Al comienzo, los ataques de gota mejoran en unos días. Con el correr del tiempo, los ataques duran más tiempo y suceden más frecuentemente.

Una persona tiene más posibilidades de tener gota si:

Es de sexo masculino
Tiene antecedentes familiares de gota
Esta excedido de peso
Consume alcohol
Consume muchos alimentos ricos en purinas

 

Celiaquía

Es imprescindible conocer los alimentos ya que el único tratamiento existente es la DIETA LIBRE DE GLUTEN de por vida.

La celiaquía es una patología crónica intestinal, auto inmune que se caracteriza por una intolerancia permanente al gluten, (conjunto de proteínas presentes en el trigo, avena, cebada y centeno) (TACC) y productos derivados de estos cuatro cereales. Puede aparecer en cualquier momento de la vida. Esta intolerancia produce una lesión característica de la mucosa intestinal provocando una atrofia de las vellosidades del intestino delgado, lo que altera o disminuye la absorción de los nutrientes de los alimentos (proteínas, grasas, hidratos de carbono, sales minerales y vitaminas). Es este fenómeno el que produce el clásico cuadro de mala absorción.

La característica principal que define a esta atrofia vellositaria es que, la mucosa intestinal se normaliza cuando se inicia la dieta sin TACC.

Debido a la mala absorción de nutrientes, las consecuencias de padecer esta enfermedad son múltiples. El trigo esta muy presente en nuestra alimentación cotidiana y se encuentra no solo en los panificados sino en muchos otros alimentos que produce la industria.

ES MUY IMPORTANTE CONOCER QUE TIPOS DE ALIMENTOS SE PUEDEN CONSUMIR SEGÚN CADA PATOLOGÍA.

© Licenciada Orué. Copyright © 2016 | Realizado por WeJoin